Recientes

domingo, 12 de abril de 2015

Gabriela Mistral: chilena y homosexual.


Y es que hace poco Google le dedicó un doodle


Gabriela Mistral: chilena y homosexual.


y yo, la verdad, no conocía a esta señora. Mi ignorancia que es como el Universo: No tiene límites
Gracias a Dios que tenemos internet y google para que nos vayan actualizando un poco la sesera.

En Chile sí deben conocerla bien porque su cara aparece en los billetes de 5.000 pesos.

Bueno, curioseando un poco, me entero que la señora Mistral fue Premio Nobel de Literatura; era poetisa, diplomática y otras cosas. Y sí, entre tantas cosas también era "hacedora de tijeras", creo que la palabra más correcta es lesbiana, o simplemente homosexual.

Entonces, ya se pueden imaginar las jodas de la gente con los billetes...


gabriela mistral

homosexualidad

chile



Y otras que ni siquiera tienen relación con la sexualidad.

derechos humanos



Dejando a un lado a la señora Mistral, sigo mirando y mirando, relacionando una cosa con otra, y me entero de que en Chile la homosexualidad fue ilegal hasta 1999.
Y mirando por aquí http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_Chile veo declaraciones como éstas:

Gabriela Mistral: chilena y homosexual.

gabriela mistral

homosexualidad




A mí, personalmente, legislar la sexualidad me parece una cagada y una pérdida de tiempo, el gobierno debería dedicarse a cosas más productivas.
Diga lo que diga la Ley, qué sé yo lo que hace cada uno en su casa.
A mí el matrimonio no me importa nada, y el matrimonio homosexual me importa el doble o el triple, o sea, cero.

Legalizar éste u otro matrimonio es una pavada.
Y pensar que con la Ley se puede acabar con los homosexuales es como intentar parar el océano con las manos, se te escapa el agua por todos lados.




*(El primer comentario homófobo de nazi maric0n se gana un poroto, para que vean que soy tolerante y generoso).

*Nota aclaratoria: Yo si no soy put0 me faltan dos braguetas.

Relacionados

2 comentarios

  1. Respeto.-
    Nunca será de buen tono escabullir en la vida privada de las personas, es más, de aquellos íconos que sólo existen en nuestra memoria sin poder defenderse, y que están en la memoria colectiva de los que fueron y fuimos defendidos y, lo peor aún, el no saber «quién es Gabriela Mistral es su inmensidad humana, intelectual, poética, política, diplomática y social». Sin dejar la posibilidad de estudio a las nuevas generaciones por construir un espacio de vida mejor. «Es burdo situar y desvirtuar la obra por pasajes de la vida personal sin tomar su legado en contexto general». Desde su muerte, la imagen de Mistral ha sido reinventada y manipulada, particularmente durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet. En la década de 1970 y en la de 1980, como el símbolo del orden social y de la sumisión a la autoridad.
    Su matrimonio fue con la insaciable necesidad de conocimiento, la superación, la poesía, la literatura, la amistad, con la maternidad y los niños latinoamericanos, indígenas y pobres, solidaridad, revolucionaria, derechos humanos, justicia y derechos de los desposeídos, la democracia, etc. Mistral mujer, nunca contrajo matrimonio con un hombre para tener hijos, pudiendo haberlo hecho, pero, finalmente primó en ella su enlace con la Tierra y la naturaleza, la energía universal, lo espiritual a lo largo de su vida.
    Sólo la mediocridad la acosó con rumores de que era lesbiana y, la obligó a declarar en pasajes de sus diarios, revelando su resentimiento ante eso:
    - «Acerca de Chile, mientras menos se diga, mejor»,
    También tuvo que decir:
    - «Incluso me han colgado este tonto lesbianismo, lo cual me hiere en una forma que no puedo siquiera poner en palabras. ¿Es posible ver una falsedad mayor?».
    … «A esos tatuajes ella ha respondió con la lustración de su martirio, fuente de amor más puro, más vasto, más fértil que el unipersonal. Es el amor que no busca reciprocidad, el inmortalizado por Platón. Con él ha derramado por la tierra y por las almas el sentimiento de un corazón palpitante de abnegación, de vitalidad y de polarización.
    «El amor de uno se cambió en el amor de todos. Con el cambio ganó la humanidad un valor que la dignifica»
    Sólo los Creadores e intelectuales pueden referirse a ésta magna autodidacta mujer, que con su valentía aplasto la mediocridad criolla de su época, y de todas las épocas. «Franciscana», que acogió el llamado a construir un mundo más fraterno, estén presentes con el testimonio de su vida y con iniciativas eficaces, tanto individuales como comunitarias, en la promoción de la justicia, a favor de los más pobres y desvalidos; inmersos en el mundo. Como se aprecia en su obra, contribuyendo a la erradicación de toda marginación, en el reconocimiento de los derechos humanos, la libertad la justicia y la paz, propiciando la salvaguarda de la creación; portadora de paz y mensajera de la perfecta alegría tratando de irradiar a los demás el gozo y la esperanza. «Poeta», entregada de lleno a su oficio, donde no hubo espacio para relaciones maritales, sólo de amores furtivos, de pasiones con futuro perecedero, transcendentales en su vida como lo fueron Videla, Ureta, Moure, entre los más importantes; así lo demuestran el epistolario rescatado de Gabriela, y de quienes fueron sus verdaderos amigos. Mal comprendida por la inquisidora sociedad machista de entonces. Desvirtuada su sexualidad por la mediocridad enferma de protagonismos y falsos egos. Fue su valiente opción de vida contra todo establishment en pos de la Poesía y la Literatura, con tan solo un pecunio merecido como lo fue el Premio Nobel de Literatura, quizás, poca retribución a su gran epopeya en pos de los desamparados de nuestra Latinoamérica, y del mundo.
    Señor agresivo e ignorante, personas como usted, desgradan el verdadero Arte.
    Le doy un consejo, bórrese.

    ResponderEliminar
  2. Respeto.-
    Nunca será de buen tono escabullir en la vida privada de las personas, es más, de aquellos íconos que sólo existen en nuestra memoria sin poder defenderse, y que están en la memoria colectiva de los que fueron y fuimos defendidos y, lo peor aún, el no saber «quién es Gabriela Mistral es su inmensidad humana, intelectual, poética, política, diplomática y social». Sin dejar la posibilidad de estudio a las nuevas generaciones por construir un espacio de vida mejor. «Es burdo situar y desvirtuar la obra por pasajes de la vida personal sin tomar su legado en contexto general». Desde su muerte, la imagen de Mistral ha sido reinventada y manipulada, particularmente durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet. En la década de 1970 y en la de 1980, como el símbolo del orden social y de la sumisión a la autoridad.
    Su matrimonio fue con la insaciable necesidad de conocimiento, la superación, la poesía, la literatura, la amistad, con la maternidad y los niños latinoamericanos, indígenas y pobres, solidaridad, revolucionaria, derechos humanos, justicia y derechos de los desposeídos, la democracia, etc. Mistral mujer, nunca contrajo matrimonio con un hombre para tener hijos, pudiendo haberlo hecho, pero, finalmente primó en ella su enlace con la Tierra y la naturaleza, la energía universal, lo espiritual a lo largo de su vida.
    Sólo la mediocridad la acosó con rumores de que era lesbiana y, la obligó a declarar en pasajes de sus diarios, revelando su resentimiento ante eso:
    - «Acerca de Chile, mientras menos se diga, mejor»,
    También tuvo que decir:
    - «Incluso me han colgado este tonto lesbianismo, lo cual me hiere en una forma que no puedo siquiera poner en palabras. ¿Es posible ver una falsedad mayor?».
    … «A esos tatuajes ella ha respondió con la lustración de su martirio, fuente de amor más puro, más vasto, más fértil que el unipersonal. Es el amor que no busca reciprocidad, el inmortalizado por Platón. Con él ha derramado por la tierra y por las almas el sentimiento de un corazón palpitante de abnegación, de vitalidad y de polarización.
    «El amor de uno se cambió en el amor de todos. Con el cambio ganó la humanidad un valor que la dignifica»
    Sólo los Creadores e intelectuales pueden referirse a ésta magna autodidacta mujer, que con su valentía aplasto la mediocridad criolla de su época, y de todas las épocas. «Franciscana», que acogió el llamado a construir un mundo más fraterno, estén presentes con el testimonio de su vida y con iniciativas eficaces, tanto individuales como comunitarias, en la promoción de la justicia, a favor de los más pobres y desvalidos; inmersos en el mundo. Como se aprecia en su obra, contribuyendo a la erradicación de toda marginación, en el reconocimiento de los derechos humanos, la libertad la justicia y la paz, propiciando la salvaguarda de la creación; portadora de paz y mensajera de la perfecta alegría tratando de irradiar a los demás el gozo y la esperanza. «Poeta», entregada de lleno a su oficio, donde no hubo espacio para relaciones maritales, sólo de amores furtivos, de pasiones con futuro perecedero, transcendentales en su vida como lo fueron Videla, Ureta, Moure, entre los más importantes; así lo demuestran el epistolario rescatado de Gabriela, y de quienes fueron sus verdaderos amigos. Mal comprendida por la inquisidora sociedad machista de entonces. Desvirtuada su sexualidad por la mediocridad enferma de protagonismos y falsos egos. Fue su valiente opción de vida contra todo establishment en pos de la Poesía y la Literatura, con tan solo un pecunio merecido como lo fue el Premio Nobel de Literatura, quizás, poca retribución a su gran epopeya en pos de los desamparados de nuestra Latinoamérica, y del mundo.
    Señor agresivo e ignorante, personas como usted, desgradan el verdadero Arte.
    Le doy un consejo, bórrese.

    ResponderEliminar